Demasiada sal en la cocina

La sal es un ingrediente fundamental en la cocina.

Potencia el sabor de tus guisos y, en muchos casos, consigues resultados sorprendentes para el resto de comensales.

Una incorrecta dosificación de la sal puede hacer que ese plato que llevas horas preparando no sirva para nada.

Aprender a dar con el punto justo de sal en cada plato es muy complicado, se consigue con la práctica, es importante saber qué hacer en caso de un exceso de las en tus guisos.

¿Por qué un exceso de sal te arruina un plato?

Demasiada sal cambia todo sabor de los platos, pasan de ser sabrosos y apetecibles a salados en exceso, incómodos al paladar y hasta incomibles.

Esta sensación radica en cómo funciona la sal cuando la pones en contacto con el resto de alimentos.

El toque justo de sal consigue aumentar el gusto y hacerlos más apetecibles en su conjunto.

Demasiada, por el contrario, apaga al resto de sabores, y rompe el equilibrio que has conseguido al elegirlos para tu guiso.

Desde ese momento, la sal toma un protagonismo en el plato que nunca debió tener, su sabor se superpone al resto que, sin remedio, quedan en segundo plano.

Un exceso de sal, además, tiene otro inconveniente, en ensaladas u otros platos fríos, afecta a su textura y a la sensación en el paladar al tomar el primer bocado.

La sal extrae el agua de los ingredientes, y hace que los vegetales pierdan su frescura y se vuelvan blandos.

Otra cosa muy a tener en cuenta, hay personas más sensibles al sabor de la sal que otras.

Ten mucho cuidado, debes conseguir un equilibrio adecuado para los comensales.

En caso de duda, siempre opta por añadir un poco menos de sal, es algo que se puede solucionar más fácilmente.

 Aprende a medir la sal en tus platos

La sal, en la cocina, es una especie de condimento mágico y, como, tal debes usarlo con precaución

Una buena dosificación marca la diferencia entre una delicia de comida a un desastre de velada.

Lo mejor, estos  7 consejos para evitar tener que recurrir a soluciones precipitadas y poco saludables, que quitan todo el encanto a la cena que habías pensado.

01.- Condimenta poco a poco

Mientras estás preparando el guiso comienza con cantidades pequeñas de sal, y vas agregando más, según incorporas ingredientes.

Siempre es más fácil corregir un defecto que un exceso de sal.

Recuerda que, al añadir otros ingredientes, ellos también aportan su propio sabor y, muchas veces, es suficiente.

Mejor así que no hacerlo al final, es como la sal se va absorbiendo poco a poco, se distribuye, y mezcla mejor, con el resto.

02.-Ve probando y ajustando 

Esencial.

Según el guiso va tomando forma, los sabores van cambiando, lo ideal es que, durante el proceso, vayas comprobando el resultado.

Tienes la mejor información mientras cocinas, si debes añadir un poco más o no, en este momento, lo puedes conocer de primera mano.

Es así como tienes el control total del sabor que vas a conseguir al final.

03.-Conoce bien el resto de ingredientes

Muchos ingredientes ya llevan sal de una manera natural, necesitan poco o, algunos, ninguna.

Como ejemplo de ellos, y que se suelen olvidar, son los caldos u otros productos ya preparados, que llevan una cantidad de sal suficiente en su producción, y no tenerlo en cuenta deriva en un plato demasiado salado.

Tenlo siempre en cuenta, lee las etiquetas antes de ponerte a sazonar.

7 trucos que rescatan un plato perdido

Más sal de la necesaria arruina el trabajo de cualquier cocinero, ya sea principiante o experimentado, sin olvidar el problema para la salud de muchas personas que deben controlar más la sal en sus comidas.

Como te decimos, es algo que le puede pasar a cualquiera, así que es bueno que tengas presente estos trucos que te solucionan algo que, sin ellos, terminaría en la basura.

01.-Añade ingredientes neutros

A un guiso salado, añade ingredientes que no aumentan el sabor, neutros, que no interfieran en el resultado final.

Las verduras están en este grupo, añadir en tu guiso alguna zanahoria, patata o calabacín ayuda a suavizar el sabor de ese plato pasado de sal.

Zanahorias y patatas para exceso de sal

02.-Aumenta la cantidad del resto

Otro truco muy socorrido es el de añadir un poco más del resto de los ingredientes que ya has utilizado en el guiso.

En caso de que dispongas de ellos, consigues paliar el fuerte sabor salado de una mala dosificación de sal en el cocinado.

Se trata de disminuir la proporción de sal al aumentar la del resto.

03.-Añade líquidos como caldo o agua

Una solución parecida a la anterior, para el caso, por ejemplo, de no tener más del resto de ingredientes, o no querer terminar con demasiada comida preparada, puedes añadir un poco más de agua, o del caldo que estés utilizando.

Es una manera de diluir el exceso de sal.

En cualquier caso siempre acuérdate, ya sea que añadas uno u otro, ir comprobando poco a poco, para evitar que te pases en el otro sentido y tengas un resultado soso e insípido.

04.-Añade líquidos como leche o crema

Una solución muy parecida a la anterior, en caso de estar cocinando platos que no deben quedar muy líquidos como una crema de verduras.

En lugar de agua, o caldo, opta por leche o por aumentar la cantidad de verduras de la crema.

Además de suavizar el sabor salado, mantiene la textura cremosa que pierdes si añades, en este caso, agua o caldo

05.-Contrarresta con un sabor dulce…

Ataca con el sabor opuesto.

Una pequeña cantidad de azúcar, o miel, contrarresta la salinidad excesiva, y equilibra los sabores.

Como en los demás casos, ve añadiendo poco a poco y probando hasta que el sabor sea agradable, y no priorice tampoco el dulzor de los nuevos ingredientes.

06.-… o con uno ácido

Un toque de acidez, como unas gotas de jugo de limón o vinagre, aleja la sensación salada del paladar, y dan un toque fresco al guiso.

Con mucho cuidado, son muy fuertes y te arriesgas a que cambie el sabor que quieres alcanzar.

07.-Apóyate en una guarnición

Prepara un pequeño acompañamiento, de un sabor suave, y sin sal en este caso, como arroz cocido, tortitas de pan, o alguna verdura.

Consigues que, al tomar este ingrediente junto con el plato con exceso de sal, se equilibre el sabor final que siente el comensal.

 

La sal es un condimento poderoso que puede realzar el sabor de los alimentos, pero en exceso lleva al traste todo el trabajo que te ha llevado cocinarlo

Es vital usar la sal con moderación y probar la comida en cada fase de cocinado, para saber cuándo debes parar o continuar añadiendo.

La sal es un condimento muy conocido en la cocina y, como ves, es muy peligroso, pero no solo tiene este uso, y en Sal Roca trabajamos la sal para todos ellos.

Puede conocer los diferentes empleos de la sal, y consultarnos cualquier duda sobre ella, estaremos encantados de ayudarte y aconsejarte.

Sal ahumada

La sal es increíble, tenemos a nuestro alcance una extensa variedad de tipos, y una gran cantidad de usos, y montones de platos a los que le podemos añadir, pero de entre todas, una destaca por su forma, su color y su característico sabor.

Es la sal ahumada un tipo de sal que merece la pena descubrir, y tener en tu cocina.

En Sal Roca la conocemos muy bien, y hoy te queremos contar de todo lo que necesitas para convencerte, y que no pierdas de vista esta sal tan particular.

Sal ahumada en tu cocina

Este tipo de sal es especial desde la forma en la que se crea, para hacerlo, se pone en contacto con humo de madera sin tratar, que le da ese sabor tan fuerte característico, y diferente del resto de sales.

Es un meticuloso proceso que logra que transmita a los platos ese sabor original, que lo cambia de una manera inesperada, y la convierte en la gran aliada en tu cocina para sorprender a tus invitados.

Su fuerte sabor y su olor ahumado dan a los platos un gusto diferente y sorprendente.

Un ingrediente de tu cocina que puedes considerar tanto como una sal aromática y decorativa, como una especia para añadir sabor a los platos.

¿Cómo se consigue el ahumado de la sal?

El toque ahumado de la sal se hace mediante el contacto con humo de leña de manzano, roble o nogal, como más habituales.

El proceso, que puede durar hasta bastantes horas, o incluso días, según las condiciones del clima, del grado de sabor que se quiera conseguir, y del tipo de madera.

Las maderas más duras, necesitan un periodo más largo de producción, lo que les da un sabor más fuerte.

Más maderas más frutales, necesitan menos tiempo y consiguen un sabor más suave, sin alejarse del ahumado que se persigue.

Se inicia al colocar la sal marina en diferentes niveles de un contenedor fabricado de acero que se prende en su interior con leña.

El humo se dirige hacia ese espacio donde está el ingrediente y debe mantenerse constante, es decir, no se puede abandonar la fuente de calor y dejar que se apague, en ese caso, el color y el olor que se busca no se consigue en el grado que se desea.

La interrupción del proceso estropea el trabajo.

Es, resumiendo, un sistema que cuenta con dos fases,

Comienza con la recogida de la sal marina, procedente de la evaporación del agua de mar, y su posterior lavado para eliminar impurezas y minerales no deseados.

Y una vez que ya hemos conseguido la sal en su perfecto estado, la sometemos al proceso de mantenerla cerca del humo de la leña.

Plato con sal ahumada

Características de la sal ahumada

Si algo diferencia este tipo de sal al resto de sales para cocina, es su color.

Un tono entre café, gris y negro que sorprende cuando no se conoce, y lo hace aún más si no se ha probado.

Como curiosidad puedes ver que no es un color uniforme, esto se debe a que no todos los granos de sal, en el proceso de ahumado, retienen la misma cantidad de humo, por lo que se consiguen unas zonas más oscurecidas que otras dentro del propio grano.

La presentación en el mercado es en una forma granular de tamaño y aspecto muy cercano a la sal rosa o Maldon.

El sabor que se consigue combinado el proceso de ahumado con el sabor inicial de la sal marina da lugar a una sal compleja y maravillosa para tus platos.

Usos de la sal ahumada en tu cocina

Los usos en la cocina son muy diversos, ya sea usada como condimento final, como aderezo, decoración de los platos o añadida en el momento de cocción

Es muy normal utilizarla espolvoreada en platos variados de carnes, pescados y verduras, incluso en algún postre, en menor cantidad, para añadir un sabor sutil que contrarreste con el dulzor de sus ingredientes base.

Otro uso muy común es el empleo de la sal ahumada en recetas de marinado y braseado, en esos casos, los cristales de la sal se disuelven, y penetran en los alimentos incorporándose a su sabor principal añadiendo el ahumado 

Como la sal de mar, tiene gran versatilidad, puede añadirse a todo tipo de platos como sopas, ensaladas o pasta.

Es empleada, además, en recetas vegetarianas a las que se busca dar un toque de sabor cárnico, sin tenerlo.

Sabor ahumado en tus platos

Los resultados de usar sal ahumada en la cocina llegan a ser impresionantes.

Ese sabor único y tan diferente transforma un plato sencillo en una experiencia culinaria increíble

A la vez que realza el sabor natural de los elementos cuando se emplea como aderezo o decoración de los platos, produce una sensación de textura crujiente que ofrece a tu paladar un contraste inesperado.

En definitiva, la sal ahumada es un producto gourmet muy versátil que tiene gran cantidad de usos, y la propiedad de cambiar aromas y sabores por completo, o solamente dar un toque y una sensación diferente en cada bocado.

 

Por lo particular, es un tipo de sal que debes probar y valorar cómo puedes emplearla en la cocina, te aconsejamos que lo hagas para conocer una de las sales más especiales de nuestro catálogo.

Conoce mucha más de los diferentes usos de la sal, no solo en la cocina, en nuestro blog, además de que respondemos cualquier duda, solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

 

Distintos tipos de sal que existen y su uso en la cocina

 La sal ha estado presente toda la vida en las cocinas siendo protagonista de muchos platos y siendo una especia que ha ido cobrando importancia a lo largo de nuestra historia. Incluida en platos de grandes chefs y con gran variedad de tipos. Desde sal roca mostraremos la importancia de la sal en la cocina y porque es tan utilizada.

¿Qué es la sal y para qué sirve?

Proveniente de minerales extraídos en salares o minas de profundidad media y podremos extraerla en dos formas: Forma de mineral rocosa o lodo salino.

La sal es un compuesto utilizado constantemente en la alimentación por su virtud para incrementar sabores, apetito e ingeniosamente era utilizada para hacer que los alimentos duren más. Además, esta última técnica que hemos mencionado era usada por egipcios, romanos y fenicios y sigue siendo realizada a día de hoy.

Un poquito de sal diaria en tus platos es vital para mantener una alimentación saludable y equilibrada de los procesos del organismo. Sin embargo, un exceso nos generará progresivamente una subida de la tensión y retención de líquidos perjudicial.

Otro uso de la sal es la que conserva su grado de humedad natural con un 0,5% de contenido de agua, usada para derretir el hielo y facilitarnos transitar sin peligro por aceras y carreteras. Este tipo de mineral es extraído de las llamadas minas secas.

¿Qué sal se usa en la cocina?

Principal aliado para hacer que un plato esté sabroso y al punto que gustemos. Además este mineral tiene muchas más propiedades que aprovecharemos en la cocina. La sal refinada común o de mesa será la mas usada en las cocinas de restaurantes. Es la sal tratada químicamente para obtener una mayor pureza y mejorar las ventajas de uso y conservación. El tratamiento químico es lo que hace que tenga un color blanco uniforme. Se les suele añadir yodo o flúor porque en el proceso de refinado se pierden muchos minerales.

¿Cuál es la mejor sal para cocinar?

La mejor para cocinar será la sal no refinada o marina y es muy rica en sodio y cloruro, algo que nuestro organismo necesita. Contiene potasio, calcio y magnesio. Su color es más bien gris pálido, debido a su contenido de algas marinas. Se obtendrá por evaporación del agua de mar y no pasará por ningún tipo de refinado. Sin embargo, en muchos restaurantes y hogares utilizaremos la refinada. para cocinar

¿Qué es la sal refinada?

Unos científicos decidieron que todos los minerales esenciales y oligoelementos que contenía no eran más que impurezas. Por esta razón, como el cloruro sódico es lo que dió el sabor salado a los alimentos, se comenzó refinar.

Aunque, como cualquier tipo de sal hará que lo dulce, sepa aún mas dulce, por eso la utilizaremos en postres, saborizará las carnes con su típica forma de la sal gorda y también hará que eleve el sabor propio de las verduras.

Sal del Himalaya

Entre todos los tipos de sal que podemos encontrar a lo largo y ancho del mundo, una de las que más llama la atención es la sal del Himalaya. Esta sal, que resalta por su atractivo color rosa, proviene de Jherum, en Pakistán; y se ha vuelto popular en años recientes por sus propiedades a la salud y en la cocina.

Entre las principales cualidades que la hacen tan especial, se encuentra que, debido a su procedencia, se encuentra libre de químicos y toxinas, por lo que su consumo resulta beneficioso, o menos dañino que la sal común.

Si deseas aprender un poco más sobre la sal Himalaya, a continuación te contamos algunas de sus principales características y beneficios que ofrece.

Sal del Himalaya

Principales características de la sal Himalaya

Algunas de las características que diferencian a la sal Himalaya del resto y la hacen tan especial son las siguientes:

  • La sal Himalaya contiene al menos 10 oligoelementos esenciales, minerales indispensables para una buena nutrición, entre ellos magnesio, calcio, potasio, azufre y fluor.
  • Al igual que todos los tipos de sales, la sal Himalaya no aporta a la dieta nada de calorías.
  • Está compuesta en un 98% de cloruro de sodio.
  • Es de color rosa, una característica otorgada por la presencia de hierro (Fe) entre los oligoelementos esenciales que contiene.

Beneficios para la salud que puede brindar la sal del Himalaya

Gracias a sus procesos de formación y a la forma en que se extrae, la sal del Himalaya no solo es saludable, sino que también que aporta algunos beneficios al organismo, algunos de los principales son:

  • Puede ser de gran ayuda para regular los niveles de agua en el cuerpo.
  • Es eficaz para eliminar mucosidades y flemas en pulmones, por lo que resulta de ayuda para quienes sufren de asma o de fibrosis quística.
  • Ayuda a prevenir calambres musculares.
  • Puede prevenir varices, ictus, entre otros problemas vasculares gracias a que contribuye a una mejor circulación.
  • Permite que el tracto intestinal pueda absorber con mayor eficacia las partículas alimenticias.
  • Puede servir de ayuda para regular el sueño.
  • Es uno de los mejores antihistamínicos naturales.
  • Se puede usar como baños de sal, lavados nasales y oculares etc.

¿Cómo se debe consumir la sal Himalaya?

Si se desea, la sal de Himalaya puede ser un gran reemplazo, para la sal común. Solo que se debe contar con un buen molino, pues se trata de una sal sin refinar y para poder usarla como condimento se debe reducir un poco su tamaño. Esta sal les brinda un muy buen sabor a las comidas, principalmente a las carnes. Además aporta atractivo a la presentación de los platillos gracias a su color.

Si bien puede brindar muchos beneficios al organismo, hay que recordar que, como otras sales que consumimos, su consumo en exceso puede ser perjudicar. Por tal razón debe ser usada con moderación, siendo recomendado no superar porciones que representen mas de 2 gramos de sodio al día.

La sal o cloruro de sodio, por su nombre científico, es uno de los condimentos más consumidos a nivel mundial, sin embargo, no toda la sal se produce con fines gastronómicos, empresas como Sal Roca, producen y distribuyen distintos tipos de sales, que van desde la sal común que comúnmente tenemos en nuestras mesas, hasta sal para usos industriales. En este artículo nos concentraremos en hablar sobre los tipos de sal que podemos utilizar para cocinar y cuáles son las mejores formas de utilizarlas.

Tipos de sal que podemos utilizar para cocinar

La mayoría conocemos un solo tipo de sal, no obstante, hay varios tipos de sal que podemos utilizar para cocinar y a continuación te los mostramos.

· Sal marina

También conocida como sal sin refinar, es un tipo de sal que se obtiene de la evaporación del agua del mar. Es de un color grisáceo producto de algunas algas y es mucho más gruesa que la sal común. Ideal para preparar carnes y pescados, sobre todo si estos serán preparados a la plancha o a la parrilla. Es rica en minerales como el cloro, magnesio y calcio.

· Sal fina o común

Es el resultado de procesar la sal marina, este proceso consiste en molerla hasta que sus granos sean mucho más pequeños. Este es el tipo de sal que comúnmente tenemos en los saleros, es muy buena para dar sazón a los guisos y para ensaladas.

· Flor de sal

Este tipo de sal se obtiene al tomar la capa superior de las “salinas”, en el momento en que están sometidas a la evaporación. Hacer esto nos da como resultado una sal un poco más húmeda, redondeada, muy parecida a la nieve. Es muy popular en países europeos como Francia o España, en los cuales se utiliza para dar un toque más estilizado a la comida.

· Sal del Himalaya

Podemos considerar la sal del Himalaya como un fósil, debido a que esta es extraída de depósitos de sal con más de 200 millones de años, correspondientes a un antiguo océano. Gracias a esto tiene una alta pureza, un alto contenido en hierro y un distintivo color rosa. Debido a su procedencia, tiene un sabor un poco más amargo que la mayoría de las sales, por lo que resulta muy buena para los pescados y las ensaladas.

· Sal ahumada

Este tipo de sal tiene un sabor más fuerte que la mayoría y es de coloración más oscura. Gracias a que es ahumada, presenta un sabor característico ideal para ahumar pescados.

· Sal negra

Su origen es diferente al de otras sales, pues es volcánico, razón por la que también contiene muchos minerales. Es popular en la cocina india y hawaiana. Es más fina y menos potente que la sal común. Es muy útil para las carnes a la plancha y las verduras.

· Sal Maldon

Proveniente del río Blackwater, en Reino Unido, se le considera como un producto gourmet debido a que es procesada de forma artesanal, este proceso da como resultado, granos de sal con una particular forma de escamas. Por lo general se utiliza para sazonar carnes cocidas o para algunos aperitivos.