La sal no deja de sorprendernos, cuando piensas en ella, la imaginas en un recipiente en tu cocina, o dando sabor a tus platos, pero hay mucho más.

La sal te aporta montones de beneficios, y uno de ellos es hacerte olvidar un día terrible y conseguir que lo termines relajado, y con energía, para empezar el siguiente.

Basta con llegar a casa después de un mal día, o sencillamente sin ningún motivo, prepárate un baño con sales de baño del que, seguro, vas a salir como nuevo.

Destacamos hoy este uso diferente de la sal, y veamos por qué nos hace sentir así de bien.

¿Qué son las sales de baño?

Las sales de baño son cristales de minerales que se disuelven en el agua, y te proporcionan esa sensación en todo tu cuerpo con efectos revitalizantes y terapéuticos.

Se trata de minerales pulverizados añadidos al agua que consiguen sensaciones relajantes en tu cuerpo, cuidando tu piel durante ese proceso.

Para explicarlo todo más fácil, los dos ingredientes fundamentales son la sal de mar y, como mineral principal, magnesio, una combinación que consigue hacer olvidar el cansancio y el estrés de quien se sumerge.

Ingredientes básicos de las sales de baño

Ambos, la sal de mar y el magnesio, se combinan y surge la magia.

La razón es que las propiedades que aportan al agua de tu baño de manera independiente, se acentúan una vez que se unen y trabajan en equipo

La sal de mar, actúa en el exterior

La sal de mar se dirige principalmente a tu piel, donde presta mucha atención.

Entre otros, calma el ardor, rejuvenece las células eliminando las muertas, y previene la aparición de manchas, además la mantiene elástica, libre de grasa y suave, sin olvidar que ayuda a la recuperación de los electrolitos que pierdes durante el día.

En definitiva, este integrante del equipo actúa en el exterior cuidando, y protegiendo tu piel, manteniéndola limpia, regenerando los tejidos, y cicatrizando heridas.

El magnesio, actúa en el interior

Por otro lado, tenemos los beneficios que sientes en tu interior, y de eso se ocupa la otra mitad del equipo, el magnesio, cuya facilidad de disolución facilita acelerar el comienzo de los efectos.

Junto a la sal de mar, actúa como tratamiento de dolores musculares y de las articulaciones, relaja y calma los nervios, mantiene en equilibrio de tu sistema nervioso y despeja las vías respiratorias, que completan ese estado de relajación total que sientes al salir del baño.

4 beneficios de las sales de baño

Ya te has hecho una idea de lo que se consigue con un baño de sales en cualquier momento del día, esa sensación de que se sumerge una persona y sale de ese baño otra, muy diferente, mucho más relajada y desestresada.

Chica relajada en una bañera

01.-Relajación profunda

Consiguen que tus músculos se relajen, que entres en un estado en el que sientes estar flotando, tu cuerpo se deja caer, con esa sensación cálida que te hace olvidarte de todo.

02.-Mejora tu sueño 

Un baño de sales, después de un día estresante, consigue que salgas de él y puedas ir directamente a la cama, facilitando un sueño profundo del que vas a despertar sintiendo que, sin duda, has descansado.

Es una manera muy efectiva, y saludable, de combatir el insomnio, si, además, añades elementos que acentúen ese efecto, como lavanda o manzanilla.

03.- Luminosidad a tu piel

La sal tiene una propiedad estética muy importante, y con muchos beneficios para tu piel, la de exfoliar y eliminar las células muertas y dejándola suave y revitalizada.

04.- Desintoxicación total

Consigue eliminar toxinas y equilibrar tus niveles de minerales.

Usar las sales de baño te ayuda a aliviar el estrés mientras que tu cuerpo se desintoxica, tu piel se suaviza y tu mente se va calmando poco a poco. 

Puedes incluir aceites esenciales, flores o plantas secas para completar la experiencia de relajación total tras un baño.

Baño de sales paso a paso

Todos esos beneficios no se consiguen así porque sí, es necesario hacer un uso adecuado, seguir unos pasos muy sencillos para aprovechar la experiencia relajante de añadir sal a tu baño.

chica dándose un baño

Prepara el baño

Llena la bañera con agua tibia, asegúrate de que la temperatura sea agradable y relajante.

Mientras, enciende algunas velas aromáticas, pon música suave y crea un ambiente tranquilo, trata de conseguir el entorno en el que estés más a gusto.

Añade sal en la cantidad adecuada

Agrega la cantidad recomendada de sales en tu baño, generalmente, basta con unas pocas cucharadas, lee las instrucciones del tipo por el que te has decidido, y síguelas.

Es mejor que lo tengas en cuenta, y no te excedas de esa cantidad, hacerlo no aumenta los beneficios, aunque sí los efectos, y puedes llegar a sentir un agobio que te obligue a salir.

Espera a su disolución

No te metas de inmediato, espera a que comiencen a actuar. 

Remueve el agua con las manos para asegurarte de que las sales se disuelven completamente, así aseguras una distribución uniforme de los minerales en el agua.

Sumérgete y disfruta

Un baño de sales reparador se consigue en unos 15-20 minutos, deja tiempo para que los minerales penetren en tu piel, y cumplan sus efectos relajantes y terapéuticos.

No quiere decir que pasado ese tiempo te debas salir o todo se estropee, puedes alargar el baño mientras te sientas a gusto, aprovechando la temperatura del agua.

Una vez que empiezas a sentir frío, o estás incómodo, sal para que los efectos no sean los contrarios a los que buscas.

Enjuágate al salir

Date una ducha con agua templada que elimine los residuos de sal que queden en tu piel, al final, y, por último, sécate con una toalla, suavemente, para mantener la hidratación.

Hidratación final

Lo ideal, es aplicarte una crema hidratante, o aceite corporal, después del baño, así mantienes tu piel suave e hidratada, y retienes estos beneficios durante más tiempo.

Tipos de sales de baño 

Hay diferentes tipos, todas con sus mismos efectos, pero que se dirigen a algún beneficio en concreto, mejor que los conozcas para saber cuál necesitas en cada momento.

sales de baño con lavanda

Sal de Epsom

Es una sal especialmente rica en magnesio, acentúa los efectos que te hemos comentado de este mineral, aliviar dolores musculares y mejorar la circulación.

Sal del Mar Muerto

Este caso, por el contrario, amplifica los efectos que produce la sal marina, y se centra en mejorar tu exterior, dejando la piel nutrida y protegida de los agentes externos.

Sal Rosa del Himalaya

Como la anterior, se centra en ayudar a tu piel, tiene grandes propiedades desintoxicantes, y un alto contenido de minerales esenciales que se unen al magnesio, para aumentar, todavía más, esa sensación de bienestar.

Sal de lavanda

Añadir este ingrediente botánico a la sal favorece esa relajación y te proporciona un efecto de calma y serenidad.

Tanto añadir lavanda como salvia a la sal, alivia dolores de las articulaciones y el cansancio muscular.

 

No cabe duda que la sal tiene innumerables usos, en este caso, queríamos hablarte de cómo aprovechar uno de ellos, además, fuera de la cocina, lo que lo hace mucho más sorprendente.

Usos diferentes de la sal en la cocina

La sal como ingrediente es espectacular, pero no deja de sorprender con la cantidad de otros usos que tiene.

Puedes utilizarla, entre otros, para el agua de tu piscina, también sal para deshielo, y, ahora, vamos un poco más allá.

Puedes emplearla como limpieza de tu cocina y mejorar el estado de tu ropa y calzado.

Te dejamos unos trucos muy efectivos para que saques la sal de tus platos.

Sencillos trucos con los que la sal te ayuda (y no es en los guisos)

La sal es un ingrediente común que todos tenemos en nuestras cocinas, pero, ¿sabías que también es un aliado en la limpieza de tu hogar?

La sal como limpiador en la cocina

Sí, la sal no es solo para dar sabor a tus comidas, puede ayudarte a mantener tu cocina reluciente, basta con saber cómo y dónde utilizarla.

Grasa de ollas y sartenes

Por el uso, cualquier olla o sartén, sin importar su calidad, se resiente y, no nos engañemos, su aspecto no es el que queremos para realizar nuestros platos.

No hay problema

Espolvorea sal en el área afectada, y luego frota con una esponja o un paño húmedo, actúa como un abrasivo suave para eliminar las manchas sin dañar el recipiente.

Manchas de café o té en tazas

Tanto café como té son muy agresivos con los recipientes en los que los servimos a menudo.

Con el tiempo, dejan marcas antiestéticas realmente difíciles de eliminar con un lavavajillas normal.

Mezcla sal con un poco de agua para hacer una pasta y frota suavemente el interior de la taza, al final enjuaga bien para evitar cualquier sabor mal en tu desayuno.

Olores en tu tabla de cortar

Las de madera, que, con el tiempo, parece que se quedan con el olor de todo lo que cortas en ella, por no hablar de las bacterias.

Esa desagradable sensación cuando la utilizas, tiene solución, espolvorea sal sobre la superficie y frótala con medio limón.

La sal ayuda a eliminar los olores y el limón añade un agradable frescor.

Olor en tus desagües

Desagües obstruidos o con mal olor, en cuanto lo notes, y antes de que sea tarde y necesites a un especialista, prueba este truco: mezcla sal con agua caliente y vierte la solución por él.

Ayuda a descomponer los residuos y elimina los olores desagradables.

Deja correr el agua unos minutos, para que desaparezcan los restos de las tuberías, y evitar que se acumulen y se repita el problema con el tiempo.

Sal para limpiar desagües

Usos de la sal en la limpieza de ropa y calzado 

El problema de mal olor en calzado y la ropa es algo que todos hemos sufrido en algún momento.

Ya sea debido al sudor, la humedad, o el uso continuo, los zapatos a veces llegan a oler bastante mal y es cuando la sal puede ser una solución efectiva.

Igual con la ropa, el uso continuado puede dejar manchas de sudor que estropean los tejidos.

Eliminar manchas de sudor en tu ropa

Ten en cuenta, lo primero de todo, que la sal es más adecuada para telas resistentes. 

Si estás tratando una prenda delicada, como seda o lana, es mejor buscar métodos de limpieza más suaves y específicos para ese tipo de tela.

Antes de lavar la prenda, haz un pretratamiento de las zonas afectadas por el sudor. 

Mezcla una cucharada de sal en una taza de agua tibia y sumerge la zona unos 30 minutos.

Frota suavemente con un paño o esponja suave. 

Lava la prenda en la lavadora como lo haces normalmente, y déjala secar al sol.

Eliminar olor de tu calzado

Para eliminar ese mal olor tan habitual en el calzado tenemos dos trucos para que elijas

Bolsitas de tela

Llena bolsas de tela pequeñas con sal de mesa, limpias y secas, y déjalas toda una noche dentro de tu calzado.

A la mañana siguiente comprobarás como la sal ha absorbido la humedad y eliminado el mal olor.

Con bicarbonato sódico

Asegúrate de que tus zapatos estén completamente secos antes de aplicar la sal, puedes dejarlos durante una noche previa para que se ventilen

Mezcla sal con bicarbonato de sodio en partes iguales en un recipiente y espolvorea la mezcla en el interior, con cuidado de cubrir bien toda la superficie y llegar a los rincones.

Deja que la mezcla repose en tus zapatos durante la noche, y tenga tiempo para trabajar.

Sacude o cepilla el exceso y ya los tienes.

Repite este proceso regularmente para evitar que el mal olor se te acumule.

Ventilar zapatillas en una ventana

Precauciones en la limpieza con sal

La sal como ingrediente en la cocina, todos sabemos las precauciones que debes tener, una de ellas es su conservación y otra, ¡no echar demasiada!.

En cualquiera de los dos, podemos estropear todo el trabajo de horas.

En sus usos como limpieza, por lo novedoso, igual no las conoces, te las contamos, para que tengas en cuenta antes de utilizarla.

Cuidado con las superficies sensibles

Evita usar sal en superficies delicadas, o fácilmente rayables, como acero inoxidable pulido, mármol, vidrio, y cerámica.

La sal puede resultar abrasiva y dañar estos materiales, mejor, piensa en métodos de limpieza más suaves y específicos para ellos.

Enjuaga muy bien después

Después de usar la sal para la limpieza, asegúrate de enjuagar bien las superficies, o los objetos, para eliminar cualquier residuo de sal. 

Cuidado con los objetos metálicos

No es que no la uses, sino que lo hagas con cuidado.

Es efectiva para eliminar manchas de objetos de metal, pero también puede acelerar el proceso de oxidación en hierro o cobre.

Si utilizas sal en estos casos, valora la posibilidad de añadir una capa protectora, como aceite mineral, para evitar la corrosión.

Si no estás seguro, no mezcles 

Evita mezclar sal con productos químicos de limpieza sin conocer las posibles reacciones. 

Algunos pueden hacerlo de manera peligrosa con la sal y liberar gases tóxicos. 

Siempre sigue las instrucciones del producto de limpieza y lee las etiquetas de advertencia.

Tu piel, lo primero

Utiliza guantes de protección, y asegúrate de no tocar la sal directamente si hay posibilidad de que te cause alguna reacción

Revisa que no tengas cortes o pequeñas heridas, puede ser muy doloroso cuando entra sal u otro producto de limpieza, y lávate muy bien al finalizar.

 

Como ves, no solo es un ingrediente que da sabor a tus platos, sino que tienes un aliado para alejar manchas y olores de tu cocina y de tu ropa.

Importancia de la conservación de la sal en la cocina

La sal es ese mineral natural que podemos encontrar tanto en la tierra como en el mar y tiene gran cantidad de usos, siendo el más conocido el de condimento culinario.

Aunque en Sal Roca trabajamos la sal en muy diferentes usos, este es el más habitual, o por lo menos el que, quien más quien menos, ha utilizado alguna vez.

Contar con sal en la cocina es una apuesta segura para resaltar el gusto de los alimentos, y dar a esos platos tan especiales un toque singular.

La sal, no por ser tan sencilla de mantener, no exige unos cuidados para preservar sus características, y es mejor conocerlos para disfrutar de sus propiedades durante más tiempo.

¿Por qué es importante cuidar la sal?

El cuidado de la sal de cocina es esencial, piensa que es un ingrediente que vas a utilizar en tus platos y, al igual que ensalza y potencia su sabor y mejora gran parte de los guisos, si no está en buen estado, puede estropearlo.

Una vez que has terminado de cocinar, pruebas un plato que te ha tenido durante horas en la cocina, entonces, te das cuenta de que algo ha pasado y que el resultado no es el que esperabas.

Exponer la sal a unas condiciones ambientales inadecuadas o ponerla en contacto con otro condimento, provoca unos cambios en su textura y en su sabor, que hacen que todo tu trabajo en la cocina se vea perjudicado.

Algo que puedes evitar con unos cuidados muy sencillos y al alcance de la mano.

Estos son nuestros consejos para que el resultado de tus guisos no te sorprenda.

Consejos básicos para conservar la sal de cocina

Podemos decir que la sal es un condimento “todo terreno”, tan fácil de utilizar como de guardar en tu cocina, lo que no quita que necesite unos cuidados básicos que no disminuyan sus propiedades

Te dejamos las recomendaciones que no debes olvidar para mantenerla como el primer día.

Evitar la humedad

La humedad es el principal enemigo de la sal, y hace que no puedas utilizarla.

No hay duda y su aspecto lo confirma, cambia totalmente, deja de ser ese conjunto de diminutos granos independientes y sueltos, para pasar a un producto apelmazado que nada tiene que ver.

Es importante alejar a la sal de tu cocina de la humedad, así evitas que un día te la encuentres en ese estado y resulte imposible de utilizar.

Solo, sigue estas rutinas muy sencillas que lo evitan por completo.

Guarda la sal en un lugar seco.

Emplea envases con cierre hermético o saleros con cierre ajustado.

En caso de tenerla en un recipiente abierto porque la estás utilizando, no la dejes cerca, ya no de agua, sino de un ambiente húmedo, como puede ser un hervidor, la sal consigue absorber el agua del vapor sin que te des cuenta

Lo mejor es utilizarla y, cuando termines, cerrar el recipiente que la contiene.

Emplea envases adecuados

Los envases de vidrio con tapa hermética son perfectos para conservar la sal.

Si usas envases de plástico, asegúrate de que sean de calidad suficiente para mantener alimentos en tu interior por algún tiempo.

Los saleros tradicionales, con pequeños agujeros en la parte superior, son prácticos, pero es fundamental asegurarse de que cierren bien, para evitar que se contaminen.

No la mezcles con otros ingredientes

La sal debe mantenerse alejada de otros condimentos o ingredientes para evitar que se mezclen los sabores e, incluso, tome su olor.

En esos casos, cada vez que la utilices, añade al plato un gusto con el que no contabas y que le afecta por completo, y un olor que en muchos casos llega a ser muy desagradable.

Cuidado de la sal en la cocina

¿Qué sucede si descuidas la conservación de la sal?

Preservar la sal de un ambiente contaminante es esencial para mantenerla en su estado óptimo..

Es un ingrediente de tan sencillo uso que da una confianza de que no le puede pasar nada, y descuidas los cuidados que necesita, que son pocos, pero imprescindibles.

Las consecuencias perjudican al plato que has preparado, y puede que no haya solución y te veas en la obligación de tirarlo.

Cambia su textura

Lo primero que notas de una sal que no se ha conservado convenientemente es su aspecto exterior.

Pasa de ser ese conjunto de granos sueltos a una masa apelmazada muy difícil de aplicar en tus platos.

Puede ser que la sal esté en buen estado, y que no perjudique sus propiedades, pero su manejo se dificulta bastante, y es complicado que añadas la cantidad adecuada.

Así, en definitiva, no es sencillo calcular la cantidad de sal que necesita tu plato.

Altera su sabor

Estar en contacto con otros ingredientes provoca que se altere su sabor

También ocurre si se guarda en envases poco adecuados, o no lo suficientemente limpios, y que pueden mantener olores y sabores de los que los ocupaban anteriormente.

Todo afecta al sabor de los platos, pero, incluso, puede ser perjudicial para tu salud en casos extremos en los que el contacto es con sustancias dañinas y peligrosas.

Pierde sus propiedades 

Una mala conservación de la sal no afecta a sus características de manera individual, pero sí en su conjunto.

No es como otros ingredientes que pierden propiedades, si no se mantienen, o si se tardan mucho en consumir, sino que adquiere el sabor y olor del resto.

En definitiva, la sal es un ingrediente que se estropea no por perder sus propiedades, sino por adquirir las impurezas de otros.

Duración de la sal, ¿caduca? ¿cuándo reemplazarla?

La sal debe tener en su envase comercial una fecha de consumo preferente, no es necesario una fecha de caducidad porque es un condimento que no caduca.

Siempre que esté en buenas condiciones, como acabas de ver, cuidada, y se proteja de un ambiente agresivo, el uso de la sal es ilimitado en el tiempo.

Tienes la seguridad de que no ha perdido propiedades y que está como el día en que la sacaste de su envase, por mucho que pase.

Solo en caso de que notes una textura extraña, por un sabor o, sobre todo, por lo llamativo, un olor diferente, es cuando debes deshacerte de ella.

Entonces es que ha sufrido una contaminación de otro ingrediente, y ya no va a darte un buen resultado.

La sal se emplea como conservante, lo que dice mucho de sus propiedades y de cuánto pueden durar.

 

Un ingrediente muy sencillo de utilizar que no necesita de demasiados cuidados para mantenerse en perfecto estado.

En Sal Roca contamos con gran cantidad y variedad de sal de cocina, incluidas sales gourmet para que puedas dar a tus platos todo el sabor que merecen.

Pásate por nuestra web y para cualquier duda, no dudes en consultarnos.

 

Decoración con sal en los platos

Un plato que acabas de cocinar, sin duda, tiene como principal secreto de su éxito en el sabor, la calidad de los ingredientes, su combinación, la elección de la temperatura, todo, en conjunto, es lo que hace que ese plato sea muy apetitoso y que tenga la acogida que buscas mientras lo preparas.

Pero no podemos dejarlo todo al gusto.

Es importante que involucres al resto de los sentidos para que, entre todos, realicen el trabajo previo que consiga que el alimento, al llegar a nuestra boca, lo haga precedido de “buenas referencias”.

La sal es algo que te va a ayudar, para que los platos sean tan agradables y vistosos que no se puedan rechazar.

En Sal Roca entendemos mucho de sales y de sus usos, así que hemos preparado estos consejos para ti, que esperamos que te sirvan.

La ayuda de los sentidos en la cocina

No es extraño que el olor sea uno de los sentidos que más valoramos para elegir si comemos un plato u otro.

Cuando paseamos y olemos, por ejemplo, pan recién hecho, nos falta tiempo para entrar a la panadería.

Con el sentido de la vista, pasa algo similar, la imagen que nos ofrece un plato cualquiera cambia mucho con un emplatado especial, que lo haga diferente y te anime a probarlo.

El uso de escamas de sal es muy habitual por los resultados increíbles que consigue, en la decoración de tus platos.

Emplear escamas de sal en decoración culinaria es muy sencillo y rápido, a la vez que ofrece, no solo a la vista, un cambio enorme, sino también al gusto.

Esa sensación crujiente de un pedacito de sal sorprende, a la vez que mejora el sabor del plato.

El complemento perfecto para decorar: la sal

Por si no estás convencido o por si no lo has probado aún aquí van unas razones para que empieces a hacerlo ya, desde el siguiente plato que cocines.

01.-La sal como toque final

Utilizar escamas de sal en tus platos es lo más cómodo y efectivo para la decoración, no necesitas emplear mucho tiempo en cómo puede quedar el resultado final, ni en la combinación de diferentes adornos, para lograr un efecto visual importante.

Es un solo toque, una pizca de sal espolvoreada por el plato, o una pequeña cantidad en un punto estratégico, solamente eso es suficiente.

Cuando el color contrasta con el del propio plato, la cosa cambia mucho sin necesidad de tener que darle demasiadas vueltas.

Puede utilizar escamas de sal negra en plantos de color claro, como cremas o salmorejo, o también  sal rosa del Himalaya, para todo lo contrario.

02.-Contraste de colores (o no)

La sal en escamas tiene diferentes colores que te pueden ayudar en los diferentes platos, lo acabamos de ver, basta con aprovechar los colores de las escamas de sal para destacar, y que ya, desde el momento de presentación, se vea cada detalle decorativo que has elegido

Pero no siempre es la idea que tienes, sino que prefieres dar ese toque sorprendente al paladar sin que se vea a simple vista.

También es posible.

Para eso puedes emplear sal Maldon, que no se advierte su color, y el resultado merece la pena.

Una manera de sorprender con el primer bocado, el comensal seguro que no lo espera y la sorpresa mejora la opinión que le da

03.-También en repostería 

Que el plato que prepares sea un postre dulce no es excusa, una cantidad mínima puede hacer que solo su presencia sea mejor, que asombre, no hay duda de que pocos se los van a esperar.

Un poco de sal en los platos dulces produce un equilibrio de sabores en la boca que sorprende, seguro.

Además, no olvides que la decoración con escamas de sal no se limita al alimento, sino que puedes usarlas también para el plato en sí, en un complemento ideal para emplatar y que, aplicado en un postre, impacta. 

04.-Sal y decoración minimalista

La decoración de los platos no tiene que ser complicada, de hecho, no debe serlo.

Cualquier decoración es un complemento del propio plato, sin restarle protagonismo.

El plato es el importante en la mesa, se trata solo de hacerlo más atractivo, de tal manera que se incite a probarlo, que no se pueda rechazar.

Solamente un toque de sal alrededor ya cambia mucho la presencia inicial.

Resulta igual de bonito un plato, basta con un toque mínimo que llame la atención, aprovecha, como te dijimos antes, el contraste de colores de tus platos para elegir el tipo de escama con el que quieres decorar.

Plato decorado con sal

Beneficios de la sal decorando tus platos

Y te hemos hablado del efecto visual que produce en tus platos la presencia de escamas de sal como ingrediente decorativo, por tenemos más razones todavía para convencerte

01.-La sal más natural que puedes usar

La sal en escamas no pasa por ningún tratamiento antes de llegar a tu mesa, como si lo tiene la sal de mesa.

Las escamas se forman en el mar, provienen de las extracciones y consigue esta apariencia tan característica por la acción del viento en la evaporación de las salinas.

02.-Más baja en sodio que otras sales

Otra diferencia con la sal de mesa, las escamas de sal tienen poco sodio, lo que las hace más adecuadas par quienes por problemas de salud, o, sencillamente, por gusto, prefieren los platos poco salados

Es, incluso, una de las formas de salar los platos que tienen como opciones esas personas para quienes la sal es un riesgo.

Aporta ese sabor en sus platos sin perjudicar a su salud.

03.-Crujiente al primer bocado

No solo es perfecta como elemento atractivo para la vista, sino al primer bocado de ese plato, la sensación que produce morder ese pedacito sal, y escuchar su crujir no es comparable a otra.

Ten por seguro que las opiniones de los platos que has cocinado van a mejorar y mucho cuando haces que tus invitados tengan esta sensación que no se esperan en su boca.

 

Ya sea como ingrediente principal de tu cocina o como complemento puntual, la sal es algo que no puede faltar en tus platos, y qué debes usar para hacerlos apetitosos y, además, que destaquen del resto.

Todos esos productos de los que te hablamos los tienes en Sal Roca, visítanos, no dudes que vas a encontrar muchas más ideas y vas a ver aspectos de la sal que no conoces y que te van a sorprender.

Salazón, un uso diferente de la sal

El proceso de salazón es una manera muy efectiva de mantener los alimentos en perfecto estado, pero también que mejora su sabor y sus propiedades.

Estamos ante un tratamiento a los alimentos que ya se tiene constancia que se hacía en la antigüedad, y resulta muy eficaz, sobre todo en épocas de escasez de productos frescos.

En uno más de los usos que tiene la sal y del que en Sal Roca te queremos hablar un poco de él para que conozcas una ventaja más de la sal en tus alimentos.

Seguro que has oído hablar de él, incluso seguro que lo has probado, en carnes y pescados, lo que no sabes es la cantidad de alimentos en los que se utiliza además, como frutas, verduras y quesos.

Salazón, …, ¿qué es?

Se trata de un proceso de deshidratación de algunos alimentos a base de estar durante un tiempo, que puede ser de bastantes días, en contacto con sal marina sin refinar, para conseguir eliminar el agua que contienen, y prolongar el buen estado de ese alimento para su consumo.

Además, es un método que afecta a su sabor natural, lo acentúa en mayor o menor grado, según el tiempo en el que se mantenga en contacto con la sal.

El proceso de salazón actúa como un conservante natural e impide el desarrollo de bacterias, o de cualquier microorganismo, que puedan descomponer el alimento.

En definitiva, en un sistema de salado para preservar la calidad y reforzar el sabor. 

¿Cómo se realiza la salazón en los alimentos?

El proceso de salazón se hace a través del contacto del alimento con sal marina sin refinar que, gracias a la gran cantidad de minerales y oligoelementos que contiene, mejora la calidad propia del alimento, aumentando sus propiedades saludables.

Cada tipo de alimento, y según el resultado que se busque con este tratamiento, lleva una cantidad determinada de sal y un tiempo diferente de contacto con ella.

Proceso de salazón

Lo primero es limpiar los alimentos, en el caso de la carne y el pescado, es necesario eliminar partes como la piel o las vísceras

Si hablamos de verduras y de frutas, basta con una pequeña limpieza y un troceado según los gustos o el plato que vas a preparar con ellas.

Más tarde, se cubre todo el alimento con una capa de sal de un grosor diferente para cada producto, en caso de carnes y pescado, puede ser de hasta un cm,

Con el resto de alimentos no es necesario tanto, basta con una capa que cubra bien toda la superficie, para no ser perjudicial ni afectar demasiado a su sabor.

En ese proceso, se van apilando los alimentos por capas, e intercalando con una de sal.

Llega el momento de dejar reposar en un recipiente para que la sal actúe.

Este tiempo es variable, según el producto, para carnes y pescado, puede llegar a la semana y media, en el resto es menor, depende tanto del alimento como del resultado que quieras conseguir.

Por último, hay que eliminar el exceso de sal en el exterior, cuando ya ha estado el tiempo suficiente, no es necesario mantenerlo más, o puede modificar demasiado su sabor, y perjudicar al cocinado.

Se realiza un lavado y un secado con un paño seco, o con papel de cocina.

En caso de la carne y el pescado, al tener ese grosor mayor del que te hablamos antes, y haber estado más tiempo en reposo, es necesario sumergir en agua, hay que evitar que demasiada sal perjudique al producto.

La salazón ha terminado y ya es el momento de cocinar o guardar ese alimento.

7 beneficios de la salazón

La salazón mejora los beneficios que, de por sí, tienen los alimentos, además de prolongar su conservación, aquí, te dejamos otros beneficios para que veas cómo puedes aprovecharte de un nuevo uso de la sal en tu cocina.

01.-Aumento de conservación

Esencial en épocas en las que los productos frescos escasean, es la manera de poder contar con ellos durante más tiempo.

02.-Acentúa y mejora su sabor 

La sal penetra en el alimento y realza su sabor natural, además de hacerlo más atractivo para quienes prefieren la comida algo más salada.

alimentos en salazón

03.-Retiene nutrientes

El contacto con la sal reduce la cantidad de agua propia del alimento, lo que hace que mantenga sus nutrientes solubles, como las vitaminas B y C.

04.-Facilidad de almacenar

Los productos después de la salazón no necesitan refrigeración, son fáciles de transportar y de almacenar de manera adecuada para cualquier necesidad, con la ventaja de poder hacerlo durante más tiempo que si estuvieran frescos.

05.-Es un sistema versátil

Seguro que lo hayas escuchado en carnes y pescado, pero no se queda ahí, desde verduras a quesos, es un método adecuado para usar en todos ellos, siempre teniendo en cuenta sus características antes de determinar tiempo y cantidad de sal.

06.-Mejora la textura de los alimentos

Da una apariencia mucho más jugosa y tierna, se consigue más firmeza, y evita una posible oxidación

07.-Reduce desperdicios

Es muy importante saber que, tras la salazón, el alimento no necesita refrigeración.

Evita que se descomponga y hace que pueda aprovecharse mucho más, algo esencial en lugares que no cuentan con la posibilidad de mantenerlos en frío, o en situaciones de emergencia.

Salazón, más allá de carne y pescado

Te dejamos unos cuantos, para que veas hasta qué punto puede emplearse este sistema.

Son, además, casos en los que el proceso cambia, y se introducen en una solución de agua y sal, en proporción diferente para cada uno, y para los resultados que se quieran conseguir.

Aceitunas y pepinillos

Con la sal se consigue deshidratarlos y reducir su amargura inicial para lograr un equilibrio en su sabor, que lo hace muy agradable y suave. 

Quesos

Se utiliza en quesos como azul y feta, para mejorar sabor y textura.

Limones y limas

Ambos, después de este proceso, acentúan el sabor de platos como el hummus, salsas, o ensaladas

Verduras

Son alimentos muy delicados que pueden dar resultados sorprendentes en los platos, pero hay que tratarlas con suficiente cuidado para que no se conviertan en demasiado saladas, y pierdan todo su sabor inicial.

Se trata de aumentar y mejorar su sabor, no de cambiarlo por completo.

 

Un nuevo uso de la sal,  que hace que puedas emplear un ingrediente que todos tenemos en la cocina, para mejorar los alimentos y sorprender con platos diferentes.

En Sal Roca nos dedicamos a aprovechar todas las cualidades y usos de la sal, para  conseguir resultados tan sorprendentes como beneficiosos