¿Por qué la sal ayuda a mantener tu piscina limpia?

La sal es un elemento que tiene un sin número de presentaciones y usos, que van desde la sal común presente en casi todas las cocinas del mundo y que utilizamos para condimentar nuestros alimentos, hasta sal para usos industriales. Uno de estos tantos usos que pueden dársele a la sal es el de  mantener limpia tu piscina. La razón de esto es que la sal tiene propiedades antisépticas, aunque no funciona por si sola, pues se requiere de un clorador de agua salada, la sal para piscinas es una muy buena alternativa para ahorrar en productos químicos para limpiar el agua.

¿Por qué la sal ayuda a mantener tu piscina limpia?

¿Cómo funciona la limpieza con sal para piscinas?

La sal es una sustancia conformada por dos elementos, sodio y cloro, los cuales tienen propiedades antisépticas y son parte fundamental del proceso químico que se usa para limpiar las piscinas. La forma en que la sal para piscinas contribuye con su limpieza es mediante un proceso conocido como “electrolisis salina”, en donde el agua, previamente salada con sal para piscinas, pasa por un aparato llamado “clorador”, el cual usa un grupo de electrodos para descomponer la sal, liberando cloro y sodio en el agua. Para el momento en que el líquido deja el clorador, el agua ya está limpia y las moléculas que componen la sal vuelven a unirse, permitiendo que este proceso se repita indefinidas veces. De esta forma puedes limpiar el agua y obtener algunos beneficios en el proceso.

Beneficios de utilizar sal para piscinas

Algunos de los beneficios que se obtienen al usar sal para limpiar las piscinas son las siguientes:

Ahorro

Ya no tendrás que comprar y almacenar grandes cantidades de cloro químico para tener una piscina limpia. La limpieza con sal para piscinas es un proceso continuo que puede durar mucho tiempo mientras la piscina este llena de agua. Así que puedes ahorrarte mucho dinero en el largo plazo.

Contaminas menos el ambiente

El cloro químico que comúnmente se utiliza para limpiar las piscinas es dañino para el medio ambiente, pudiendo afectar tanto a la fauna como a la flora. Por lo que usar sal para piscinas es mucho más amigable con el medio ambiente.

Es más saludables

Muchas personas pueden sufrir de irritación en los ojos, piel reseca, alergias, entre otros malestares, luego de nadar en una piscina con cloro químico. Esto no ocurre cuando se utiliza un clorador salino, ya que cuando el agua ha salido del aparato el proceso químico ya ha terminado y la sal ha vuelto a la normalidad, lo que evita toda clase de efectos secundarios.

Recomendaciones para garantizar un buen tratamiento del agua

Es importante revisar con frecuencia cual es el contenido de sal que hay en el agua de la piscina para garantizar que esta puede ser limpiada correctamente. Esto debe hacerse especialmente luego de añadirle una cantidad importante de agua o si esta recibió agua de lluvia. Por suerte, la mayoría de los cloradores salinos cuentan con una alarma que notificará si hace falta añadir más sal.

¿Cómo echar sal a la piscina?

Mantener una piscina limpia es importante, no solamente por un tema estético en cuanto a su agua cristalina, sino por brindarle disfrute, sí como higiene y seguridad, a quienes se bañen allí.

La sal para piscina está especialmente indicada para desinfectar el agua sin necesidad de usar tantos químicos. Básicamente la sal (NaCl) es cloruro de sodio y aquí es donde la química aparece para explicarnos que, cuando se convierte en hipoclorito sódico (NaClO), sirve como un desinfectante natural y potente contra las bacterias que se encuentran en las piscinas. Para que esta cloración salina pueda ocurrir es necesario, además de la sal, tener un clorador eléctrico, el cual, a través de la electrolisis, realiza este proceso de separación

Los beneficios principales de usar sal yacen en que no causa decoloraciones en telas y no es dañina para la piel; no produce alergias, ni irritaciones y a  su vez, esto representa una decisión respetuosa y noble hacia el medio ambiente.

Cómo echar sal a la piscina

Antes de echar la sal en la piscina es importante seguir una serie de pasos para que tenga un efecto óptimo:

Primero se deben calcular los metros cúbicos de la piscina, a través de esta fórmula matemática: Largo x Ancho x Profundidad media. Por ejemplo 10 m x 5 m x 1.5 m = 75 m3 (metros cúbicos).

En las piscinas las concentraciones de sal deben estar en un rango entre 4 ppm y 7 ppm, si la cantidad es menor de 4, el clorador no produciría la suficiente cantidad de cloro para mantener limpia la piscina y si rebasan los 7  las células electrolíticas se podrían estropear. Aclarado esto, se deben utilizar de 4 y 7 kilos de sal por metros cúbicos.

Si en la piscina, por ejemplo, se quieren mantener en 7 ppm los niveles, procederíamos a multiplicar 75 x 7 = 525 Kg. Tomando en cuenta que los sacos de sal normalmente los distribuyen en sacos de 25 kg, se necesitarían 525 / 25 = 21 sacos.
¿Cómo echar sal a la piscina?

Determine los niveles de salinidad:

Los test de ensayo son adecuados para esta medición. Si su piscina tiene ya tiene agua, mida la cantidad de sal. A esta cantidad solo tendría que sumar la diferencia. Por ejemplo, si al momento de medición, obtiene una concentración de 3 ppm, para llegar a siete, necesitaría 4 ppm. Volvemos a la fórmula anterior, calcule los metros cúbicos y ese resultado multiplíquelo por 4 y ese resultado divídalo entre 25 para obtener la cantidad de sacos a utilizar.

Al momento de echar la sal en la piscina deberá asegurarse de que primero esta caiga en lo más profundo y luego de allí, prender la bomba. Durante este proceso deberá esperar al menos unas veinticuatro horas, tiempo prudencial para saber que la sal ya se disolvió.

Es justo y necesario revisar cada cierto tiempo la cantidad de sal existente en la piscina, ya que se puede evaporar por diversos factores como relleno de agua o evaporación, por ejemplo.

¿Cómo hacer el mantenimiento del agua con Sal en tu piscina?

Las piscinas de agua salada son un opción factible en muchos aspectos, el agua no es agresiva con el cabello o la piel de las personas, como pasa con el cloro, además de que su mantenimiento es más sencillo y es sin duda una alternativa de menor costo, al mismo tiempo en que se es amable con el medio ambiente.

La sal en piscinas es tan efectiva para su limpieza como el cloro tradicional, la electrólisis convierte la sal en cloro y sodio, lo que permite una desinfección natural y completa en su piscina. Lo primordial para mantenerlas es evitar la suciedad en la superficie, hojas e insectos que caen diariamente, no deberán permanecer en ella, hay una serie de pasos a tomar en cuenta para realizarlos diaria y semanalmente.

Mantenimientos diarios con sal en tu piscina:

Funcionamiento activo de filtros y bombas

Es importante que las piscinas de agua salada cuenten con bomba, espumadera y filtros que ayuden a mantenerla, teniéndolos activos el mayor tiempo posible para que succionen los desechos y toda suciedad que exista.

Desechos

Si la piscina está rodeada de naturaleza, diariamente deberán limpiarse las hojas o insectos que hayan caído en ella, así como en los skimmers.

Verificar el pH

Por las mañanas, se debe medir el pH del agua, porque la sal tiende a alterarlo. Para el funcionamiento adecuado de los artefactos en la piscina y para que esté apta para las personas, el pH debe estar alrededor de los 7,2 si ocurre que está por debajo, cualquier elemento de metal que esté en contacto directo con el agua se deteriorará con rapidez, al igual que causará irritación en los ojos y la piel. Si resulta ser mayor que el número mencionado, pierde su efectividad de limpieza y también causará irritación en las personas.

Mantenimientos semanales y mensuales:

Limpieza con limpiador mecánico o aspiradora

Conectando un aspiradora de manos a la espumadera, se crea un efecto de succión, así podrá usarse para limpiar toda la superficie de la piscina, al menos dos veces por semana para obtener una limpieza efectiva, lo mismo podría realizarse con un limpiador mecánico para piscinas.

Limpieza de bomba y filtro

Para evitar obstrucciones por desechos, limpia la bomba, filtro y espumadera una vez por semana con una manguera o grifo donde caiga el agua directamente.

¿Cómo hacer el mantenimiento del agua con Sal en tu piscina?

Limpieza de la celda del generador

La sal en las piscinas podría acumularse sobre la celda del generador, para evitar obstrucciones se debe eliminar los excesos con una manguera de alta presión o algún utensilio de plástico que raspe la sal. Si resulta que la sal está muy adherida se puede remojar la celda con cuatro partes de agua y una de ácido muriático por unos pocos minutos. Esto podrá ser cada tres meses, a menos que se note alguna irregularidad antes de este tiempo.

Controlar el nivel de cloro

Medir los niveles de cloro mediante un test, funciona para chequear el funcionamiento del aparato de cloración salina, si resultan bajos los niveles se debe aumentar las horas diarias de funcionamiento del aparato, y si resultan ser altas, pues se disminuye el tiempo.

Controlar el nivel de sal

La sal podría disminuir su concentración si el filtro realiza muchas limpiezas, lo que podría ocurrir en piscinas con naturaleza alrededor, si esto ocurre, es necesario añadir la proporción de sal adecuada. De pasar lo contrario, que tenga exceso de sal, se recomienda vaciar un poco la piscina para llenar con agua nueva.

Sal en piscinas

Es cada vez más común el uso de cloradores salinos para el mantenimiento de piscinas. Conocer los beneficios de la sal para piscinas se ha convertido en una necesidad para quienes pueden beneficiarse de este mecanismo de limpieza.

Desde el inicio aclaramos a nuestros lectores que no sirve cualquier tipo de sal. Existe la creencia errónea de que cualquier sal es útil para los fines de mantenimiento pero esto es una concepción errada. Utilizar la sal correcta evita resultados indeseados en el uso de cloradores salinos.

En esta oportunidad, te informamos sobre qué tipo de sal debes usar en tu piscina y en relación a ello, cuál es la normativa que rige la producción de este producto tan importante que está adquiriendo relevancia entre los usuarios de piscinas.

Sal en piscinas

¿Qué tipo de sal debemos poner en nuestra piscina?

Todas las sales se procesan de un modo similar, pero las variaciones en la preparación indican que son idóneas para determinado tipo de funciones.

Luego de extraer la sal del agua marina mediante un proceso de precipitación, los bloques de sal son molidos en diversos tamaños, lo cual dependerá del uso final al que esté destinada. Luego son almacenados al cubierto para ser resguardados en un lugar seco.

En lo relativo a la sal para piscinas, estas deben cumplir con una homologación otorgada por las autoridades competentes en la materia para que puedan ser comercializadas en las tiendas especializadas en la venta de productos de mantenimiento para piscinas.

A continuación indagaremos un poco más en el ámbito normativo. Esto nos permitirá entender la importancia detrás de las normativas que rigen la producción y venta de la sal para piscinas.

Normativa de la Sal en piscinas

Las piscinas requieren un tipo específico de sal. Aunque tenemos eso muy claro, cabe hacer énfasis y enumerar aquellos elementos que, según las normas vigentes, no deben estar presentes en la sal para piscinas.

Algunos de ellos son los elementos aditivos como el ferrocianuro potásico. Tal elemento, así como otros similares, están explícitamente prohibidos por las normativas de producción de sal para piscinas.

Lo mismo sucede con todo tipo de antiaglutinantes. Estas sustancias impiden que los granos de sal se compacten en bloques. Aunque muchas personas prefieren lidiar con sal suelta, la verdad es que este tipo de aditivos suelen generar inconvenientes al clorador salino.

Por todas estas razones, si las sales marinas no cumplen con estos requisitos, lo más probable es que no cuenten con la homologación pertinente para su comercio.

Siempre que quieras adquirir este tipo de producto debes atender a este pequeño pero importante detalle. De lo contrario estarás acortando la vida útil del clorador salino, afectando el agua de la piscina, y, por lo tanto, generando una pérdida mayor a tu bolsillo.

agua del mar

Los beneficios del agua del mar para la piel son muchos, por sus numerosos componentes tales como yodo, sodio, potasio zinc, cloro, azufre, bromo, flúor, entre otros, los cuales le brindan propiedades antisépticas y antibióticas que nos benefician. Un viaje a la playa es una excelente opción para disfrutar de las excelentes propiedades del agua del mar, sin embargo no siempre se nos facilita movilizarnos hasta la playa. Una opción que nos queda es ir a una piscina, sin embargo, es sabido que el cloro de las piscinas puede resecar la piel, al igual que el cabello.

Una alternativa que podrías considerar en este caso es una piscina que sea tratada con sal para piscinas, ya que estas son mucho menos dañinas para la piel y más saludables en general. El tratamiento salino para piscinas permite que el agua se sienta más fresca y natural, sin el fuerte olor a cloro que caracteriza a las piscinas, incluso este sistema evita que se irriten los ojos de los bañistas. Sin embargo no hay comparación con el agua salada que nos baña en el mar, de la cual podemos disfrutar importantes beneficios.

Read More →