Importancia de la conservación de la sal en la cocina

La sal es ese mineral natural que podemos encontrar tanto en la tierra como en el mar y tiene gran cantidad de usos, siendo el más conocido el de condimento culinario.

Aunque en Sal Roca trabajamos la sal en muy diferentes usos, este es el más habitual, o por lo menos el que, quien más quien menos, ha utilizado alguna vez.

Contar con sal en la cocina es una apuesta segura para resaltar el gusto de los alimentos, y dar a esos platos tan especiales un toque singular.

La sal, no por ser tan sencilla de mantener, no exige unos cuidados para preservar sus características, y es mejor conocerlos para disfrutar de sus propiedades durante más tiempo.

¿Por qué es importante cuidar la sal?

El cuidado de la sal de cocina es esencial, piensa que es un ingrediente que vas a utilizar en tus platos y, al igual que ensalza y potencia su sabor y mejora gran parte de los guisos, si no está en buen estado, puede estropearlo.

Una vez que has terminado de cocinar, pruebas un plato que te ha tenido durante horas en la cocina, entonces, te das cuenta de que algo ha pasado y que el resultado no es el que esperabas.

Exponer la sal a unas condiciones ambientales inadecuadas o ponerla en contacto con otro condimento, provoca unos cambios en su textura y en su sabor, que hacen que todo tu trabajo en la cocina se vea perjudicado.

Algo que puedes evitar con unos cuidados muy sencillos y al alcance de la mano.

Estos son nuestros consejos para que el resultado de tus guisos no te sorprenda.

Consejos básicos para conservar la sal de cocina

Podemos decir que la sal es un condimento “todo terreno”, tan fácil de utilizar como de guardar en tu cocina, lo que no quita que necesite unos cuidados básicos que no disminuyan sus propiedades

Te dejamos las recomendaciones que no debes olvidar para mantenerla como el primer día.

Evitar la humedad

La humedad es el principal enemigo de la sal, y hace que no puedas utilizarla.

No hay duda y su aspecto lo confirma, cambia totalmente, deja de ser ese conjunto de diminutos granos independientes y sueltos, para pasar a un producto apelmazado que nada tiene que ver.

Es importante alejar a la sal de tu cocina de la humedad, así evitas que un día te la encuentres en ese estado y resulte imposible de utilizar.

Solo, sigue estas rutinas muy sencillas que lo evitan por completo.

Guarda la sal en un lugar seco.

Emplea envases con cierre hermético o saleros con cierre ajustado.

En caso de tenerla en un recipiente abierto porque la estás utilizando, no la dejes cerca, ya no de agua, sino de un ambiente húmedo, como puede ser un hervidor, la sal consigue absorber el agua del vapor sin que te des cuenta

Lo mejor es utilizarla y, cuando termines, cerrar el recipiente que la contiene.

Emplea envases adecuados

Los envases de vidrio con tapa hermética son perfectos para conservar la sal.

Si usas envases de plástico, asegúrate de que sean de calidad suficiente para mantener alimentos en tu interior por algún tiempo.

Los saleros tradicionales, con pequeños agujeros en la parte superior, son prácticos, pero es fundamental asegurarse de que cierren bien, para evitar que se contaminen.

No la mezcles con otros ingredientes

La sal debe mantenerse alejada de otros condimentos o ingredientes para evitar que se mezclen los sabores e, incluso, tome su olor.

En esos casos, cada vez que la utilices, añade al plato un gusto con el que no contabas y que le afecta por completo, y un olor que en muchos casos llega a ser muy desagradable.

Cuidado de la sal en la cocina

¿Qué sucede si descuidas la conservación de la sal?

Preservar la sal de un ambiente contaminante es esencial para mantenerla en su estado óptimo..

Es un ingrediente de tan sencillo uso que da una confianza de que no le puede pasar nada, y descuidas los cuidados que necesita, que son pocos, pero imprescindibles.

Las consecuencias perjudican al plato que has preparado, y puede que no haya solución y te veas en la obligación de tirarlo.

Cambia su textura

Lo primero que notas de una sal que no se ha conservado convenientemente es su aspecto exterior.

Pasa de ser ese conjunto de granos sueltos a una masa apelmazada muy difícil de aplicar en tus platos.

Puede ser que la sal esté en buen estado, y que no perjudique sus propiedades, pero su manejo se dificulta bastante, y es complicado que añadas la cantidad adecuada.

Así, en definitiva, no es sencillo calcular la cantidad de sal que necesita tu plato.

Altera su sabor

Estar en contacto con otros ingredientes provoca que se altere su sabor

También ocurre si se guarda en envases poco adecuados, o no lo suficientemente limpios, y que pueden mantener olores y sabores de los que los ocupaban anteriormente.

Todo afecta al sabor de los platos, pero, incluso, puede ser perjudicial para tu salud en casos extremos en los que el contacto es con sustancias dañinas y peligrosas.

Pierde sus propiedades 

Una mala conservación de la sal no afecta a sus características de manera individual, pero sí en su conjunto.

No es como otros ingredientes que pierden propiedades, si no se mantienen, o si se tardan mucho en consumir, sino que adquiere el sabor y olor del resto.

En definitiva, la sal es un ingrediente que se estropea no por perder sus propiedades, sino por adquirir las impurezas de otros.

Duración de la sal, ¿caduca? ¿cuándo reemplazarla?

La sal debe tener en su envase comercial una fecha de consumo preferente, no es necesario una fecha de caducidad porque es un condimento que no caduca.

Siempre que esté en buenas condiciones, como acabas de ver, cuidada, y se proteja de un ambiente agresivo, el uso de la sal es ilimitado en el tiempo.

Tienes la seguridad de que no ha perdido propiedades y que está como el día en que la sacaste de su envase, por mucho que pase.

Solo en caso de que notes una textura extraña, por un sabor o, sobre todo, por lo llamativo, un olor diferente, es cuando debes deshacerte de ella.

Entonces es que ha sufrido una contaminación de otro ingrediente, y ya no va a darte un buen resultado.

La sal se emplea como conservante, lo que dice mucho de sus propiedades y de cuánto pueden durar.

 

Un ingrediente muy sencillo de utilizar que no necesita de demasiados cuidados para mantenerse en perfecto estado.

En Sal Roca contamos con gran cantidad y variedad de sal de cocina, incluidas sales gourmet para que puedas dar a tus platos todo el sabor que merecen.

Pásate por nuestra web y para cualquier duda, no dudes en consultarnos.

 

Sal ahumada

La sal es increíble, tenemos a nuestro alcance una extensa variedad de tipos, y una gran cantidad de usos, y montones de platos a los que le podemos añadir, pero de entre todas, una destaca por su forma, su color y su característico sabor.

Es la sal ahumada un tipo de sal que merece la pena descubrir, y tener en tu cocina.

En Sal Roca la conocemos muy bien, y hoy te queremos contar de todo lo que necesitas para convencerte, y que no pierdas de vista esta sal tan particular.

Sal ahumada en tu cocina

Este tipo de sal es especial desde la forma en la que se crea, para hacerlo, se pone en contacto con humo de madera sin tratar, que le da ese sabor tan fuerte característico, y diferente del resto de sales.

Es un meticuloso proceso que logra que transmita a los platos ese sabor original, que lo cambia de una manera inesperada, y la convierte en la gran aliada en tu cocina para sorprender a tus invitados.

Su fuerte sabor y su olor ahumado dan a los platos un gusto diferente y sorprendente.

Un ingrediente de tu cocina que puedes considerar tanto como una sal aromática y decorativa, como una especia para añadir sabor a los platos.

¿Cómo se consigue el ahumado de la sal?

El toque ahumado de la sal se hace mediante el contacto con humo de leña de manzano, roble o nogal, como más habituales.

El proceso, que puede durar hasta bastantes horas, o incluso días, según las condiciones del clima, del grado de sabor que se quiera conseguir, y del tipo de madera.

Las maderas más duras, necesitan un periodo más largo de producción, lo que les da un sabor más fuerte.

Más maderas más frutales, necesitan menos tiempo y consiguen un sabor más suave, sin alejarse del ahumado que se persigue.

Se inicia al colocar la sal marina en diferentes niveles de un contenedor fabricado de acero que se prende en su interior con leña.

El humo se dirige hacia ese espacio donde está el ingrediente y debe mantenerse constante, es decir, no se puede abandonar la fuente de calor y dejar que se apague, en ese caso, el color y el olor que se busca no se consigue en el grado que se desea.

La interrupción del proceso estropea el trabajo.

Es, resumiendo, un sistema que cuenta con dos fases,

Comienza con la recogida de la sal marina, procedente de la evaporación del agua de mar, y su posterior lavado para eliminar impurezas y minerales no deseados.

Y una vez que ya hemos conseguido la sal en su perfecto estado, la sometemos al proceso de mantenerla cerca del humo de la leña.

Plato con sal ahumada

Características de la sal ahumada

Si algo diferencia este tipo de sal al resto de sales para cocina, es su color.

Un tono entre café, gris y negro que sorprende cuando no se conoce, y lo hace aún más si no se ha probado.

Como curiosidad puedes ver que no es un color uniforme, esto se debe a que no todos los granos de sal, en el proceso de ahumado, retienen la misma cantidad de humo, por lo que se consiguen unas zonas más oscurecidas que otras dentro del propio grano.

La presentación en el mercado es en una forma granular de tamaño y aspecto muy cercano a la sal rosa o Maldon.

El sabor que se consigue combinado el proceso de ahumado con el sabor inicial de la sal marina da lugar a una sal compleja y maravillosa para tus platos.

Usos de la sal ahumada en tu cocina

Los usos en la cocina son muy diversos, ya sea usada como condimento final, como aderezo, decoración de los platos o añadida en el momento de cocción

Es muy normal utilizarla espolvoreada en platos variados de carnes, pescados y verduras, incluso en algún postre, en menor cantidad, para añadir un sabor sutil que contrarreste con el dulzor de sus ingredientes base.

Otro uso muy común es el empleo de la sal ahumada en recetas de marinado y braseado, en esos casos, los cristales de la sal se disuelven, y penetran en los alimentos incorporándose a su sabor principal añadiendo el ahumado 

Como la sal de mar, tiene gran versatilidad, puede añadirse a todo tipo de platos como sopas, ensaladas o pasta.

Es empleada, además, en recetas vegetarianas a las que se busca dar un toque de sabor cárnico, sin tenerlo.

Sabor ahumado en tus platos

Los resultados de usar sal ahumada en la cocina llegan a ser impresionantes.

Ese sabor único y tan diferente transforma un plato sencillo en una experiencia culinaria increíble

A la vez que realza el sabor natural de los elementos cuando se emplea como aderezo o decoración de los platos, produce una sensación de textura crujiente que ofrece a tu paladar un contraste inesperado.

En definitiva, la sal ahumada es un producto gourmet muy versátil que tiene gran cantidad de usos, y la propiedad de cambiar aromas y sabores por completo, o solamente dar un toque y una sensación diferente en cada bocado.

 

Por lo particular, es un tipo de sal que debes probar y valorar cómo puedes emplearla en la cocina, te aconsejamos que lo hagas para conocer una de las sales más especiales de nuestro catálogo.

Conoce mucha más de los diferentes usos de la sal, no solo en la cocina, en nuestro blog, además de que respondemos cualquier duda, solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

 

La sal es un ingrediente indispensable en nuestra dieta, pero debe ser ingerido con moderación, sobre todo en esas personas que, por algún problema de salud, su alimentación debe seguir una dieta especial.

Muchas veces, este control de sal no depende tanto de ti, y de lo que hagas, como de entender la sal y los elementos que la componen, ya sea por ser parte de ella o por añadirse en su fabricación.

Es el caso de los platos preparados y procesados, con una cantidad de sal que te puede afectar si no la tienes en cuenta.

Desde Sal Roca queremos enseñarte a que conozcas la sal que tomas en realidad, porque es necesario tener en cuenta la que tomas sin añadirla tú.

Para eso, es imprescindible conocer bien el etiquetado en los productos y entender cuánta sal llevan.

Etiquetado de sal en los alimentos

El verdadero problema de la cantidad que consumimos no está en la que añades en los guisos o en la mesa, sino en la que se añade antes de que llegue a tu mesa.

La cantidad de sal que tu utilizas es tan solo de un 20% de la total que ingieres, luego disminuirla no afecta demasiado, cuando sin saberlo estás consumiendo sal con los alimentos de maneta oculta

La cantidad procedente de los alimentos ya preparados o procesados puede alcanzar un 70% de la total, y es ahí donde tienes la posibilidad de disminuir la sal de tu dieta.

La sal que podemos encontrar en un producto preparado puede ser hasta de 10 veces más que la de uno fresco.

Algunos términos como «bajo en sodio» o «sin sal añadida» pueden resultar confusos.

Una indicación “bajo en sodio”, implica que tiene < 140 mg por ración, esto es, que la sal que ya lleva intrínseca ese producto tiene un suplemento de sodio sin superar esa cantidad.

“Sin sal añadida, en cambio, implica que no se ha añadido sal durante el procesamiento del alimento, lo que no quita que si ya llevaba sal en su composición, no la tenga ahora, solo es que no se aumenta todavía más.

¿Cómo interpretar “por porción” o “por ración”?

Es habitual ver en un paquete de algún producto una cantidad de componentes que se expresan en raciones o porciones.

Esto puede equivocar y pensar que son los de todo ese paquete y no, la realidad es que se refiere solo a una parte, la considerada que vas a consumir cada vez.

Es decir, la ración de consumo.

Por ejemplo, los cereales de desayuno se considera una ración de 30g, y los componentes que se expresan son referente a ella, en caso de tomar más se aumenta también lo que ingieres.

Debes tenerlo en cuenta, si no lo haces, puedes estar poniendo en riesgo alguna dieta que sigas, o tu salud, en caso de requerir restricción médica de algún alimento.

Como ejemplo, los paquetes de tortitas de arroz/maíz de 2 uds, el etiquetado te da una serie de datos que corresponden a una unidad, si tomas el paquete completo, se duplica.

Leer las indicaciones de cada producto y entender las cantidades es indispensable para tu salud.

Indicaciones para el entender etiquetado de la sal

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, aporta la clasificación de los alimentos según la sal que lleven incorporada, y hace una división según cuatro grupos

01.-Bajo contenido de sodio/sal

Un producto se considera bajo en contenido de sal/sodio cuando tiene menos de 0,12 g de sodio, o el valor equivalente de sal, para una cantidad de referencia de 100 gr o 100 ml.

Con esta particularidad este producto tiene un 25 % menos de sal en comparación con otro similar.

02.-Muy bajo contenido de sodio/sal

Un producto se considera muy bajo en contenido de sal/sodio cuando tiene menos de 0,04 g de sodio, o el valor equivalente de sal, considerando una cantidad de 100 gr o 100 ml.

03.-Sin sodio o sin sal

Un producto se considera sin sal, o sin sodio, cuando tiene menos de 0,005 g de sodio, o el valor equivalente de sal, considerando una cantidad de 100 gr o 100 ml

04.-Sin sodio o sin sal añadida

Lleva las cantidades de sodio y de sal que incluya su composición, sin ninguna más, en el procesado, cocinado o en la preparación que necesite no se le ha añadido nada más.

El producto etiquetado, además, debe cumplir como condición tener menos de 0,12 g de sodio por 100 g.

alimentos bajos en sal

¿Sodio o sal?

Empezar por conocer la diferencia es esencial, muchos alimentos contienen en sodio y no sal, como por ejemplo, la leche, y la confusión hace fácil seguir la dieta equivocada.

Sodio y sal no son lo mismo y provoca que te equivoques al determinar la sal que ingieres, y eso puede afectar a tu salud.

Sal o cloruro sódico

La sal está compuesta por un 40 % de sodio y 60 % de cloro. 

Con esto se entiende que el sodio es un componente de la sal, no es algo independiente, siempre que tomas sal, lo haces, también, de una cantidad de sodio.

Una de las rutinas que podemos seguir para bajar nuestro consumo de sal es disminuyendo la cantidad de sodio que tomamos.

Sodio

Uno de los minerales que componen la sal y que la hacen muy saludable, es decir, forma parte de ella.

El sodio, sin saberlo, se acumula en nuestro organismo indirectamente, a través de la sal.

Una persona sin problema médico que le obligue a un dieta específica, debe consumir menos de 2,300 mg. de sodio ( 1 cucharadita) por día. 

En caso de tener más de 51 años, u alguna patología 1,500 mg. ( ½ cucharadita) por día.

Cómo calcular la cantidad de sal a partir del sodio

Se realiza un pequeño y sencillo cálculo y ya tienes la seguridad de la sal que ingieres.

Solamente, multiplica la cantidad de sodio que indica el etiquetado, por 2,5, y el resultado en la cantidad de sal

Por ejemplo, si la etiqueta de un producto indica que contiene 0,19 g de sodio por cada 100 g de alimento, con este sencillo cálculo, ya sabes que tiene 0,475 g de sal por cada 100 g de alimento.

Como ves es muy importante tener claro que son diferentes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte que todo alimento que supere los 1,25 gr de sal por cada 100 gr o ml de producto es alto en sal y debe evitarse, ésta es una manera de conocer con certeza esa cantidad 

 

 

Es tan fácil equivocarse como peligrosas las consecuencias de hacerlo.

No es necesario eliminar la sal de la dieta, a no ser bajo prescripción médica, a veces, basta con entender qué nos está diciendo el etiquetado.

Un ingrediente que tiene tantos beneficios, tan sencillo de incorporar y con tantos nutrientes como es la sal, es una pena que la eliminemos de la dieta sin necesidad.

Tenemos muchos más temas relacionados con la sal en nuestro blog, además de las mejores sales del mercado para que añadas a tus platos.

Pásate por nuestra web para conocernos mejor.

Decoración con sal en los platos

Un plato que acabas de cocinar, sin duda, tiene como principal secreto de su éxito en el sabor, la calidad de los ingredientes, su combinación, la elección de la temperatura, todo, en conjunto, es lo que hace que ese plato sea muy apetitoso y que tenga la acogida que buscas mientras lo preparas.

Pero no podemos dejarlo todo al gusto.

Es importante que involucres al resto de los sentidos para que, entre todos, realicen el trabajo previo que consiga que el alimento, al llegar a nuestra boca, lo haga precedido de “buenas referencias”.

La sal es algo que te va a ayudar, para que los platos sean tan agradables y vistosos que no se puedan rechazar.

En Sal Roca entendemos mucho de sales y de sus usos, así que hemos preparado estos consejos para ti, que esperamos que te sirvan.

La ayuda de los sentidos en la cocina

No es extraño que el olor sea uno de los sentidos que más valoramos para elegir si comemos un plato u otro.

Cuando paseamos y olemos, por ejemplo, pan recién hecho, nos falta tiempo para entrar a la panadería.

Con el sentido de la vista, pasa algo similar, la imagen que nos ofrece un plato cualquiera cambia mucho con un emplatado especial, que lo haga diferente y te anime a probarlo.

El uso de escamas de sal es muy habitual por los resultados increíbles que consigue, en la decoración de tus platos.

Emplear escamas de sal en decoración culinaria es muy sencillo y rápido, a la vez que ofrece, no solo a la vista, un cambio enorme, sino también al gusto.

Esa sensación crujiente de un pedacito de sal sorprende, a la vez que mejora el sabor del plato.

El complemento perfecto para decorar: la sal

Por si no estás convencido o por si no lo has probado aún aquí van unas razones para que empieces a hacerlo ya, desde el siguiente plato que cocines.

01.-La sal como toque final

Utilizar escamas de sal en tus platos es lo más cómodo y efectivo para la decoración, no necesitas emplear mucho tiempo en cómo puede quedar el resultado final, ni en la combinación de diferentes adornos, para lograr un efecto visual importante.

Es un solo toque, una pizca de sal espolvoreada por el plato, o una pequeña cantidad en un punto estratégico, solamente eso es suficiente.

Cuando el color contrasta con el del propio plato, la cosa cambia mucho sin necesidad de tener que darle demasiadas vueltas.

Puede utilizar escamas de sal negra en plantos de color claro, como cremas o salmorejo, o también  sal rosa del Himalaya, para todo lo contrario.

02.-Contraste de colores (o no)

La sal en escamas tiene diferentes colores que te pueden ayudar en los diferentes platos, lo acabamos de ver, basta con aprovechar los colores de las escamas de sal para destacar, y que ya, desde el momento de presentación, se vea cada detalle decorativo que has elegido

Pero no siempre es la idea que tienes, sino que prefieres dar ese toque sorprendente al paladar sin que se vea a simple vista.

También es posible.

Para eso puedes emplear sal Maldon, que no se advierte su color, y el resultado merece la pena.

Una manera de sorprender con el primer bocado, el comensal seguro que no lo espera y la sorpresa mejora la opinión que le da

03.-También en repostería 

Que el plato que prepares sea un postre dulce no es excusa, una cantidad mínima puede hacer que solo su presencia sea mejor, que asombre, no hay duda de que pocos se los van a esperar.

Un poco de sal en los platos dulces produce un equilibrio de sabores en la boca que sorprende, seguro.

Además, no olvides que la decoración con escamas de sal no se limita al alimento, sino que puedes usarlas también para el plato en sí, en un complemento ideal para emplatar y que, aplicado en un postre, impacta. 

04.-Sal y decoración minimalista

La decoración de los platos no tiene que ser complicada, de hecho, no debe serlo.

Cualquier decoración es un complemento del propio plato, sin restarle protagonismo.

El plato es el importante en la mesa, se trata solo de hacerlo más atractivo, de tal manera que se incite a probarlo, que no se pueda rechazar.

Solamente un toque de sal alrededor ya cambia mucho la presencia inicial.

Resulta igual de bonito un plato, basta con un toque mínimo que llame la atención, aprovecha, como te dijimos antes, el contraste de colores de tus platos para elegir el tipo de escama con el que quieres decorar.

Plato decorado con sal

Beneficios de la sal decorando tus platos

Y te hemos hablado del efecto visual que produce en tus platos la presencia de escamas de sal como ingrediente decorativo, por tenemos más razones todavía para convencerte

01.-La sal más natural que puedes usar

La sal en escamas no pasa por ningún tratamiento antes de llegar a tu mesa, como si lo tiene la sal de mesa.

Las escamas se forman en el mar, provienen de las extracciones y consigue esta apariencia tan característica por la acción del viento en la evaporación de las salinas.

02.-Más baja en sodio que otras sales

Otra diferencia con la sal de mesa, las escamas de sal tienen poco sodio, lo que las hace más adecuadas par quienes por problemas de salud, o, sencillamente, por gusto, prefieren los platos poco salados

Es, incluso, una de las formas de salar los platos que tienen como opciones esas personas para quienes la sal es un riesgo.

Aporta ese sabor en sus platos sin perjudicar a su salud.

03.-Crujiente al primer bocado

No solo es perfecta como elemento atractivo para la vista, sino al primer bocado de ese plato, la sensación que produce morder ese pedacito sal, y escuchar su crujir no es comparable a otra.

Ten por seguro que las opiniones de los platos que has cocinado van a mejorar y mucho cuando haces que tus invitados tengan esta sensación que no se esperan en su boca.

 

Ya sea como ingrediente principal de tu cocina o como complemento puntual, la sal es algo que no puede faltar en tus platos, y qué debes usar para hacerlos apetitosos y, además, que destaquen del resto.

Todos esos productos de los que te hablamos los tienes en Sal Roca, visítanos, no dudes que vas a encontrar muchas más ideas y vas a ver aspectos de la sal que no conoces y que te van a sorprender.

Sal en la alimentacion del deportista

Las personas por norma general y a no ser que suframos cualquier patología o enfermedad que lo desaconseje, debemos añadir sal en nuestra alimentación, o conseguir el sodio que necesitamos a través alimentos que lo incluyan 

Esto es que, una persona puede, o por salud o por decisión propia elegir no añadir nada de sal a su dieta si consigue sodio de los propios alimentos.

El caso de los deportistas es diferente, su estilo de vida hace que requieran más cantidad de sodio para poder rendir lo suficiente.

Su esfuerzo diario obliga a que lo necesiten más y que no puedan, en ningún caso, eliminar la sal de su dieta.

En este artículo, desde Sal Roca te vamos a hablar de este caso, en el que es obligatorio el consumo moderado de sal para continuar con su actividad.

El sodio en el deporte

El sodio es un mineral necesario para cualquier persona, y según el tipo de vida que se lleve, se puede conseguir tan solo de los alimentos, o se debe añadir algún suplemento para tener suficiente.

Los deportistas son casos en los que se necesita un aporte extra de sodio, los alimentos o las bebidas energéticas que incluyen los minerales que pierden durante el ejercicio, no son suficientes.

Es muy habitual que, durante la práctica de ejercicio, consuman bebidas energéticas como complemento, ya no solo para su hidratación sino para conseguir electrolitos, y ayudar a recuperar el equilibrio entre lo que necesitan, y lo que se elimina por el sudor.

El sodio en el deporte es necesario, evita cansancio, mareos y deshidratación, y las consecuencias de un déficit de este mineral pueden derivar en lesiones que impiden que continúen con su actividad

Interviene en la transmisión del impulso nervioso, es decir, es necesario para la comunicación entre las células, para que esté coordinadas y desempeñen sus funciones con normalidad 

En una persona sedentaria, en caso sufrir de hipertensión, se suele recomendar una dieta baja en sodio, en caso de los deportistas, no es conveniente, reducir la presión sanguínea con una dieta de este tipo.

El peligro de una tensión excesivamente baja, favorece calambres, mareos y cansancio.

La sal y rendimiento en el deporte

Un deportista somete a su cuerpo, a diario, a un esfuerzo que una persona sedentaria no, y por eso mismo no deben seguir la misma dieta.

Que un atleta elimine un mineral de su alimentación puede ser muy peligroso si no lo controla un especialista.

Largas e intensas jornadas de altas temperaturas y humedad, derivan en una mayor sudoración, eso es una mayor pérdida de sodio que debe recuperar.

La alimentación, en este caso, es de una ayuda imprescindible para su rendimiento, ya sea con frutos secos o añadiendo, de forma moderada, sal en los menús de cada día.

Es más necesario que en otro caso añadir, siempre con cuidado y con un control de su preparador físico, una cantidad de sal extra que equilibre la que pierden durante los entrenos.

Las necesidades de un deportista y las de una persona sedentaria son diferentes, al igual que su estilo de vida.

Deportista cansado

La sal y su importancia en la hidratación

Ese sabor salado que tiene nuestro sudor se debe a las sales que perdemos con él cuando realizamos deporte, o estamos sometidos a altas temperaturas durante un tiempo considerable.

Es decir, el sudor no solo elimina agua, sino que también sales necesarias para el organismo.

Igual que después de un entreno necesitamos beber, debemos recuperar el sodio que perdemos, y no es suficiente con las bebidas energéticas, se debe hacer con la alimentación.

Esta reposición debe garantizarse con una alimentación sana y equilibrada, y la sal en los atletas es un complemento en su alimentación, un deportista debe comer “salado con moderación”

Mantener el equilibrio de agua y electrolitos como sodio y cloruro, principalmente, es esencial para el buen funcionamiento de los órganos.

Cualquier persona recupera esta pérdida del sudor con la ingesta del agua diaria y las sales de los alimentos, un atleta necesita una cantidad mayor de sal en la dieta para conseguirlo

Las bebidas energéticas no reponen el 100% de los electrolitos que se pierden en cualquier actividad que provoque sudoración, ya sea un paseo bajo el sol o una sesión deportiva, en cada caso, influyen muchos factores que determinan que esa cantidad a reponer sea mayor.

Solo en el caso de actividades deportivas de menos de 2 horas, estas bebidas equilibran lo que has perdido, demasiado poco para un deportista que pasa muchas más cada día en entrenamientos muy intensos

Fuentes de sal para los deportistas

Es importante que los deportistas añadan un poco más de sal en su comida diaria, siempre controlada por especialistas, además pueden conseguir ese suplemento a través de frutos secos y alimentos ricos en sal.

Hay alimentos como las legumbres en conserva, los encurtidos o los embutidos que cuentan ya con bastante sal en su composición, por lo que en caso de recurrir a ellos, debe controlarse la ingesta de sal añadida en sus comidas.

Siempre hay que conseguir un equilibrio, siguiendo una dieta regulada por un dietista deportivo.

 

 

Por lo general la sal la utilizamos para nuestra dosis diaria de sodio, pero también para potenciar el sabor de los alimentos, en caso de los deportistas, es imprescindible para poder llevar su ritmo de vida

Son casos de una actividad demasiado intensa y en los que no es conveniente eliminarla en su totalidad, es más, es necesaria para mejorar el rendimiento del deportista.

En Sal Roca, estamos especializados en los diferentes usos de la sal, ya sea como ingrediente en tu cocina, o como limpiezas y tratamiento, y siempre recomendamos que se use con moderación.

En el deporte, la cosa cambia, no puedes eliminarla a no ser que sea bajo un control médico que te supervise para que no perjudiques tu salud.